Locales

En Corrientes, según el INDEC, unos 148 mil capitalinos viven en la pobreza

El organismo nacional de estadística precisó que en el primer semestre creció aquí un 11, 2% la tasa de pobreza (pasó de 27,3% al 38,5%)

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) difundió ayer los números de la pobreza e indigencia del país, correspondiente al primer semestre del año. En la Ciudad de Corrientes, teniendo en cuenta a una población estimada en 385.704 personas, la tasa de pobreza registrada fue del 38,5% (148.676 personas) y la de la indigencia del 7,6% (29.188 ciudadanos).

En ese sentido, es de destacar que el coeficiente de la pobreza de la primera mitad del año de esta capital es un 11,2% más alto que el del cierre del 2021 (27,3%); medición aquella que, por tan baja, fue cuestionada por las autoridades de la provincia y generó que el INDEC realice una auditoría para ver si no hubo errores en el muestreo.

Al respecto, el organismo del estado, en un apartado del reporte federal, puntualizó ayer que "la auditoría técnica referente al cumplimiento de la metodología del INDEC en el aglomerado Corrientes -que fue anunciada oportunamente- resultó satisfactoria, sin verificarse inconsistencias ni errores en el relevamiento, ratificando los datos publicados del segundo semestre de 2021".

No obstante, en el cotejo interanual, el porcentual bajó un 4,5%, ya que en la primera mitad del 2021 la tasa era aquí del 43%.

Por otra parte, volviendo a las cifras actuales, el Nordeste tuvo una tasa de pobreza del 36,7% y 9,3% la indigencia. Dentro del NEA, el peor indicador lo tuvo el gran Resistencia con el 49,9%, seguido por Corrientes con el 38,5%, Posadas 28,7% y Formosa 24,4%.

Semblanteo federal

La tasa de pobreza se ubicó en 36,5% en Argentina al cierre del primer semestre de 2022, equivalente a 17,3 millones de personas, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

En tanto, la indigencia se ubicó en 8,8%, lo que representa a 5.300.000 personas, y se redujo 1,9 puntos en forma interanual pero se elevó 0,6 puntos frente al período precedente.

Los datos más duros revelan que más de la mitad de los chicos de 14 años –el 50,9%- vive en la pobreza, y el 12,7% está en la indigencia.

La tasa de 36,5% representa una baja de 4,1 puntos respecto al 40,6% que se había registrado en el mismo período de 2021, cuando la pandemia había paralizado la actividad económica. A su vez, descendió 1,8 puntos con relación al segundo semestre del año pasado.

Las cifras oficiales muestran que el 27,7% de los hogares del país son pobres y la indigencia afecta al 6,8%.

Las mejoras en los indicadores están relacionadas con la base de medición, ya que durante 2020 y 2021 la pobreza estuvo por encima de 40%, dado los efectos de las restricciones sanitarias.

La peor situación se observó en el Gran Resistencia donde el INDEC detectó que la mitad de la población es pobre. En similar rango se ubica Concordia, ciudad en la que el 49,2% de los habitantes no cubren sus necesidades básicas.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires el 42% de sus habitantes sufre carencias para una vida digna.

Las ciudades en las que hay más de 4 de cada 10 pobres son: Gran Catamarca (40,3%), Santiago del Estero (40%), Gran Córdoba (40%), San Nicolás y (40,7%).

La mejor situación se detectó en la Ciudad de Buenos Aires donde la pobreza alcanza a sólo el 16,2% de la población. La segunda mejor condición se observó en Ushuaia (23,9%) y luego aparece Formosa (24,4%).

De acuerdo a los datos oficiales, los hogares en situación de pobreza están compuestos en promedio por casi 4 personas cada uno (3,96), con una canasta familiar de $93.177 e ingresos por $58.472.

De esta forma, lo que ganan las familias pobres está un 40% debajo de lo necesario para salir de esa situación.

En el caso de la indigencia, también se detectaron cerca de cuatro personas por hogar (3,89), con un ingreso de $26.000 para una canasta básica alimentaria que cuesta $40.857.

La información difundida por el INDEC no captó la escalada inflacionaria que se produjo en julio, agosto y lo que va de septiembre, que profundizó la pérdida de poder adquisitivo de las familias.

Consciente de esta situación, el Gobierno otorgó ayudas especiales a jubilados y a los sectores más postergados para hacer frente a la suba de precios.

Ante la delicada situación se multiplican los reclamos por mayor asistencia del Estado y grupos piqueteros mantiene cortada la avenida 9 de Julio a la altura del Ministerio de Bienestar Social en Capital Federal. El Gobierno ya comunicó que debido a la fuerte restricción presupuestaria no habrá aumentos en los planes.

Fuente: www.diarioepoca.com

Comentarios
Volver arriba